La diatriba de la educación a distancia del nuevo ciclo escolar



Por Lalo Arteaga

“El verdadero problema es que se quiere llevar la escuela física a la televisión o a la computadora y queremos que los alumnos trabajen con un horario escolar normal, eso es un grave error por parte de las autoridades, el sobrecargar a los alumnos para cumplir con el programa educativo”, Mtra. Ysabel Navarrete Radilla, maestra en educación de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro).




Para este nuevo ciclo escolar 2020-2021, el gobierno seguirá implementando este nuevo modelo de educación a distancia con el apoyo del internet, las televisoras y estaciones de radio con el objetivo que los jóvenes y niños no se vean expuestos a consecuencia de la pandemia del COVID-19, que ha provocado alrededor de 50,000 muertes en el país. Las autoridades mexicanas determinaron que la educación, será una de las últimas actividades en reactivarse y regresar a la “Nueva Normalidad”.


El año escolar iniciará el próximo 24 de agosto y concluirá el 9 de julio de 2021. El calendario oficial dado a conocer esta semana ya establece días de asueto y puentes vacacionales, así como las fechas en las que sesionará el Consejo Técnico Escolar y los días de descarga administrativa para docentes previo a la entrega de boletas. Sin embargo, lo único que no se sabe es cuándo reanudarán las clases de forma presencial.

Mantener en su casa tanto a estudiantes, como padres de familia y docentes supone disminuir el flujo de 40 millones de personas en todo el país y contener así la tasa de contagios y la saturación hospitalaria. Por esta razón, la Secretaría de Educación Pública (SEP) determinó que las lecciones serán transmitidas en televisión por Televisa, Tv Azteca, Imagen Televisión y Milenio Televisión, y en radio por Canal Once, Ingenio TV y el Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, entre otras.

Pero con esta nueva modalidad aparecen nuevos problemas para la educación de los jóvenes y niños de México, como nos explica la Mtra. Ysabel Navarrete Radilla, maestra en educación de la UAGro.

“Los maestros no estamos preparados para ver a través de los trabajos que entregan los alumnos y estar seguros que se está logrando la competencia, el aprendizaje, el propósito del curso. Pareciera más que haremos algo de simulación de dar clases, debido que tanto maestros y alumnos no estamos acostumbrados a trabajar de esta manera, así que existen muchas desventajas en nuestra contra”.

Uno de los principales problemas de esta nueva modalidad de educación a distancia, es que los padres tienen que tomar un rol más activo en la educación de sus hijos y fungir como maestros para estos. El problema está en que no todos los padres pueden hacer esto por distintas razones, como que ambos padres trabajen, o que no tengan la capacidad para ayudar a sus hijos con las tareas y sólo pueden asegurarse de que este haga y cumpla con ellas, pero hacer algo más allá de eso es imposible para algunos.

El verdadero problema es que se quiere llevar la escuela física a la televisión o a la computadora y se quiere que los alumnos trabajen con un horario escolar normal, eso un grave error por parte de las autoridades y maestros, el sobrecargar a los alumnos para que se pueda cumplir con el programa educativo, el cambio de las clases presenciales a las virtuales es muy grande.

A los problemas ya mencionados se le suman los múltiples distractores que un alumno tiene en su casa y lo fácil que es para ellos dejar lo que están haciendo, para ver la televisión o jugar con sus teléfonos.

“Motivar a los alumnos para que hagan sus trabajos, nos cuesta mucho trabajo de manera presencial, lograr esa motivación requerida y ahora de manera virtual es mucho más difícil”, expresó la docente de la UAgro.

Si se habla de la calidad en la educación en este nuevo ciclo escolar es más que seguro que disminuirá considerablemente pero, por motivos de esta pandemia que azota nuestro país, se están sacrificando muchas cosas y la educación es una de ellas, la prioridad es la salud y seguridad de todos los niños y jóvenes de México. Si va haber merma en la educación del país, pero eso es preferible a que aumenten considerablemente los casos de contagios por reanudar las clases presenciales, indicó Navarrete Radilla.

En lo que se refiere a educación media superior y superior impartida por instituciones autónomas, como es el caso de la Universidad Nacional Autónoma de México o la Universidad Autónoma de Guerrero, hay aún más incertidumbre. Ya que cada casa de estudios decidirá el tiempo y forma en que se regresará a clases, pero todo indica que será también en la modalidad a distancia.

Mientras se determina cuál es el futuro próximo de la educación, los estudiantes mexicanos llevan ya más de cuatro meses en casa, sin encontrarse con sus compañeros de estudios y sufriendo las consecuencias sanitarias y económicas de la pandemia, queda por ver qué cosas permanecerán después de la emergencia y conformarán el nuevo modelo de educación en México.

1 comentario: